viernes, 2 de junio de 2017

Paisajes.



Desojados* mis paisajes sin pupilas ni sombras
lloran nieblas de glauco esfumino.

Bajo la grave huella del tiempo
agoniza un reseco  recuerdo
de lo que fuimos.

Sé que un día pensaste en mí
y la brisa te  trajo, leve, sutil, exangüe,
hasta mi  mejilla, que ya ni te añora.

Me consuela que otro día,
cuando me muera,
una lágrima,  quizás furtiva,
una tarde de isla lejana,
sin saber ni por qué,
se derrame por tu memoria
sin noticias  de una existencia antigua.

Entonces sabré que ya no importa el tiempo,
que la historia se graba con fuego
en los glaciares azules del pecho
y somos un gran silencio...

...eterno.

*Deshojados, sin hojas. Desojados, sin ojos.

10 comentarios:

  1. Silencio eterNo, lo somos...
    Silencio y palabra desnuda
    que viaja como la emoción.
    En...de nuestra alma las comisuras.

    Abraz☆ de luz
    _&_ un gusto leerte

    ResponderEliminar
  2. ¡ QUé alegría leerte de nuevo!
    Tú jamás te vas a morir, porque estás en el alma de demasiada gente, así es que no te cuides tanto y déjate ver más a menudo por estos lares.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La muerte avisada nos permite escribir una poesía, la muerte traicionera nos deja silenciosos, y a los nuestros llenos de palabras de despedida sin usar. Vivamos de tal modo que nos recuerden con una sonrisa. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me encanta escuchar el maullido del lindo gatito :)
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Bello!

    En el páramo del silencio.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué extraña sensación la de esta niebla y sin embargo, somos luz!.

    Y sea la luz quien guíe tus pasos
    Al igual que a los míos.

    Besos y abrazos
    X2

    ResponderEliminar
  7. Hermosos versos, Luís.
    A mi me duele ese sueño reseco tuyo que agoniza. Los sueños, sueños son, Luís, y ni por lo más remoto yo te quisiera ver sufrir por ese sueño, ni vas a derramar la lágrima más mínima.
    Solo fue un sueño que no valió la pena.
    Los egos están siempre vacíos y no nos damos cuenta.
    No eran NADA.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Emoción siento al volver a leerte, Luis. En la niebla de tus versos, apareces grande,poeta fascinante,evocando paisajes humanos que son parte de tu propio paisaje.

    Excelente poema y sugerente fotografía.

    Un abrazo, despejando brumas.

    ResponderEliminar
  9. Un marco donde encerrar los recuerdos.
    Artista, un abrazo. Grande, sí!!!

    ResponderEliminar