sábado, 28 de febrero de 2015

Hadas







 La niña Zenobia lo sabía,
lo aprendió en un sueño,
y dejó por eso la puerta
de par en par abierta,
porque a las hadas
no se las puede encerrar
si a tu lado las quieres tener.




Música:


martes, 24 de febrero de 2015

Paloma sin vuelo.








Paloma sin vuelo
de la luz presa
quizás sea un verso
o una estrella
caída del cielo,
pero no la que se queda
a anidar en  mi pecho.





Música:








sábado, 21 de febrero de 2015

Tras la puerta








Tras la puerta del olvido,
inmerso en el cálculo exacto
de lo que pesa un beso,
extraigo el aire de un suspiro,
la distancia entre labio y labio mido
y en latidos la expreso.
Dos miradas paralelas extiendo
para cubrir tu cuerpo
yacente en el suelo
y concluyo que el universo
no cabe en un único verso.



















Música:


viernes, 13 de febrero de 2015

Svokdos CXLIII




Gualba de dalt



Mis labios, de besos secos  ya,
buscan ciegos el manantial
de las cristalinas aguas
de tu oasis virginal.




Música:




lunes, 9 de febrero de 2015

Zenobia y la tierra.





Cuando me tumbo sobre la tierra quiero sentir crecer la hierba bajo el peso de mi cuerpo, sentir el murmullo de las aguas subterráneas que empujan a las flores hacia los poros de mi piel. Quiero sentir el rocío en mis labios, el aliento de la madre de las madres que abre su seno palpitante a la vida que la llama.

Cuando me tumbo sobre la tierra quiero que broten raíces milenarias de las profundidades y me abracen, fuego, agua…barro y luz.

Cuando me tumbo sobre la tierra quiero que nubes de golondrinas aniden en mis pupilas y llenen de primavera mi ajado corazón que perdió la esperanza en estaciones de un tren que no regresará jamás.



¡Y se puede apagar el sol si quiere!
¡QUIERO SENTIR LA TIERRA EN MI BOCA Y EL CIELO EN LA TUYA!

Regalo las lánguidas doncellas de mirada perdida.
Los gentiles gestos de las damas engalanadas cual vírgenes sacrificadas al lujo de los jardines galantes.
Las caritas de nácar y recato, el mohín cursi y pacato.
Regalo los umbríos valles por donde Flérida va sembrando flores…

¡Y puede mentirme la luna!
¡QUIERO QUE BROTEN LOS LATIDOS DE MI PECHO…Y DEL TUYO!
¡QUE FLOREZCAN AL CALOR DEL ABRAZO Y AL  FUEGO DE LAS ENTRAÑAS!
Y QUE NUNCA, NUNCA, DESPIERTE DE ESE SUEÑO







Música:


jueves, 5 de febrero de 2015

Svokdos CXLIV







Sabía que era el final,
ya no habría otra oportunidad,
la eternidad de la muerte lo esperaba:
el viejo gato se enamoró por séptima vez.







Música:






domingo, 1 de febrero de 2015