viernes, 13 de marzo de 2015

Dos Svokdos ahogados en el Danubio.






Monumento situado a la orilla del río Danubio a su paso por la ciudad de Budapest en honor a las victimas del holocausto judío.Los zapatos eran un bien escaso y caro y a los judíos que asesinaban los descalzaban antes de lanzarlos al río.






Los ahogados descalzos del Danubio
siguen gritando su silencio
de cauce turbio.

Los fríos ahogados del Danubio
abrasan la memoria
de sus verdugos.










Música: 



16 comentarios:

  1. Estremecedoras las imágenes, se escuchan los gritos de los ahogados, queda la memoria en el recuerdo del agua.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Es tremendo. Has logrado transmitir a través de tu objetivo todo el dolor y la repulsión de aquella masacre.
    Te felicito por hacerte eco de ese homenaje a TODAS LAS PERSONAS ASESINADAS.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Creo que nunca la simple imagen de unos cuantos zapatos dolió tanto.
    Cuantísimo sufrimiento a la orilla de un río... en su fondo.


    Un beso, pena y...
    Silencio.

    ResponderEliminar
  4. Estremecedor...
    Pero el monumento es una idea admirable, bella, genial en honor de esos martires... :(
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
  5. Impactantes y dolorosas imágenes, que junto a tus palabras se clavan en el corazón.
    Cuanto dolor, tristeza, miedo y rabia se tragaron esas aguas.
    Una entrada tristemente preciosa.

    una lluvia de besos, Luis

    ResponderEliminar
  6. Los monumentos a las victimas siempre nos agitan las lagrimas. Cuanta sufrimiento antes del monumento. Me ha encantado tu entrada

    ResponderEliminar
  7. Impactante y estremecedora imagen de unos hechos que horrorizaron y marcaron la historia.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
  8. Cuantas historias va olvidando el paso del tiempo...
    Aplaudo el gesto de tu poema.

    besos

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Impresionante!!

    P.S. He andado un poco ausente.

    Bss.

    ResponderEliminar
  10. Impresionante, a ver si puede ser que aprendamos por de una vez, de la historia.
    Un ncordial saludo.

    ResponderEliminar
  11. Sus pisadas no se han ahogado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Estremecedor. Esta imagen es un doloroso recuerdo lleno de poesía, como homenaje, porque el alma necesita recobrar la esperanza en el ser humano.

    Y, como dices, estos testimonios vivos, están ahí, "abrasando la memoria de sus verdugos".

    Me ha gustado y emocionado esta entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Me dejaste muda... (que ya es...).
    No les bastó con tatuarnos la piel como a las bestias que iban al matadero,
    No les bastó con arrancarnos los dientes de la boca,
    No les bastó con experimentar con nuestros cuerpos,
    No les bastó con despojarnos hasta de nuestros enseres personales,
    Ni si quiera nos dejaron seguir caminando,
    Y desnudos entre el agua de las duchas, los ríos, y el fuego
    intentaron aniquilar hasta nuestra memoria.
    Por suerte, los Justos, no lo permitieron.

    Besos, Cyrano.

    Hoy me tocaste la fibra.

    ResponderEliminar


  14. In memoriam
    z"l
    por siempre.

    Estremecedor homenaje.


    ResponderEliminar
  15. Estremecedora la entrada. Las fotografías... tus letras y la música hacen un nudo en el corazón y estrujan hasta limites insospechados el alma.
    Por siempre se escucharán, a las orillas del Danubio, sus lamentos...su terror. In memorian!
    Un beso grande.

    ResponderEliminar