viernes, 5 de diciembre de 2014

Svokdos CXXXIX





­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­Arranqué las hienas de tu pecho
y se inundaron mis manos de claveles,
¿será por eso que sangra cada tarde el cielo?






Música:




21 comentarios:

  1. Profundamente triste y bello poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la tristeza la salva, a veces, la belleza.
      Gracias.


      Bsss

      Eliminar
  2. Hermoso, deicadisimo.
    Eres un fiera.
    Bess y felicidades siempre

    ResponderEliminar
  3. Mi sensibilidad me lleva a admirar esos pechos enhiestos mas que a las flores, pero todavía me queda para disfrutar admirando a Vivaldi... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genio y figura..... Vivaldi te salva :)))


      salud!

      Eliminar
  4. Bellas imagenes y bellas palabras..... que más se puede decir?
    Preciosa entrada.

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué más se puede decir?....pues que es una alegría verte por aquí :))

      Gracias.

      Bss

      Eliminar
  5. A veces, parece que las hienas habiten un corazón, mas al echarlas fuera, se descubre que en ese pecho brotan claveles.
    Hay que ser audaces para desalojar a las hienas.

    Muy bellos versos, Luis.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Buuufff no sé lo que quiere decir perooo.. ¡¡da igual!! qué maravilla de letras! dolorosa y bellísimo sangrante :)

    Un beso enooorme para este finde largo! que nada sangre .. solo el cielo y por la noche que estrellee :))

    ResponderEliminar
  7. Hola Luis!!!!
    Me gusta la idea de inundarse las manos con claveles, es una buena imagen, pero yo diría que el cielo no sangra, aunque lo parezca por las tardes, creo que simplemente es el fuego pasional del cielo que está enamorado ;)
    Bellísimo Vivaldi!!
    Un beso enorrme guapo!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Vuelvo por aquí, para leer una vez más tus versos y para decirte que me ha gustado la visión poética del cielo rojo del ocaso con la que he sentido algo así como telepatía contigo; hace tiempo escribí en mi blog un poema titulado "sangra el cielo". He sonreído al ver que tú también lo ves así.

    Poeta de la palabra y de la imagen, de nuevo mi felicitación.

    ResponderEliminar
  9. Están muy santateresianos los éxtasis de las imágenes. Hermoso poema, me alegra visitar tu blog.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Sólo tú harías acallar las hienas, y de lo feo, poesía.
    Y si el cielo ha de sangrar cada tarde entre tus manos, será para arrancar las espinas de un pecho malherido.
    Cuidadito, y no vayas a sangrar tú.
    ;)

    Besitos, mi Cyrano.


    ResponderEliminar
  11. que contraste de colores en la segunda imagen

    ResponderEliminar
  12. Qué paz sentiría sin las hienas! Manos que obran prodigios.
    Bello.

    Bss.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡¡Nueve años haciendo estas maravillas y sólo hace uno que te conozco!!!
    No me lo perdono, voy a recuperar el tiempo perdido disfrutándote al cien por cien.
    Felicidades.

    ResponderEliminar