viernes, 31 de octubre de 2014

El huerto de Carolina.










La dulce col de Carolina es tal
que reclama virginal
ver dura y enhiesta toda la huerta.
Quiero col alocar mis labios locos
en el entorno del dintel
de su vergel vaginal.
Pero al final,
como la cebolla,
cruda, desnuda,
escarchada y sola,
sonrojada, a lágrima viva,
gime, jadea y llora.









Música:



17 comentarios:

  1. Interesante analogía.

    Me gustó mucho.

    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  2. jaja ver- dadera- mente tus ver - duras son tiernas, preciosas, súper ver- de y a temporales, una suerte que no sean de ver- ano ver- sado en historias ver-des:)

    Tan potente el impacto de las imágenes como el de las letras, explotan en los ojos!

    Muuchos besos y muy feliz finde de santos pero aun así espero ver-benero:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor una vuelta por la huerta que por las sedes de algún partido :)))) Las hortalizas no te cobran comisiones.

      Gracias.

      bsss

      P.d.
      En suiza también debe de haber huertas ¿no? :))

      Eliminar
  3. Igual igualito que la cebolla. Preciosos versos e imágenes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como la cebolla, pero sin lágrimas ¿Eh? :)))

      Bss

      Eliminar
  4. Eso del vergel vaginal me ha llegado a lo mas profundo de mis entrañas entrañables jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entrañas, vacío, tira.... con chimichurri y un buen tinto :))))))


      Salud!!!

      Eliminar
  5. En ese huerto de bellezas existen los mismos deseos y jadeos , capas y más capas de riqueza en sabor para aquel que sabe paladear virginal sabor.

    Besos muuchos,

    tRamos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué belleza de col y de cebolla! (jamás creí que diría ésto).

    ResponderEliminar
  7. Las fotos son fantásticas. Si sabes mostrar con tanta belleza coles y cebollas, ¡cómo transformará tu mirada otras cosas!...El poema tiene ingenio y gracia; juegas con las palabras con soltura y agudeza.

    Seguro que ahora miraremos la col más atentamente apreciando la belleza de su nervatura y sus celdillas.

    Un abrazo y buen fin de semana. Seguro que algo más sabroso que col y cebolla te espera.

    ResponderEliminar
  8. Magnificas capturas... Me encanta su bellisima definicion

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Un día la col enhiesta
    y otra la cebolla llorona
    vamos haciendo
    puchero de vitaminas.

    Fantástico.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Y te la llevaste al huerto creyendo que era mozuela?

    Qué col !!

    Besos, sin cebolla.

    ResponderEliminar
  11. No se puede tener todo, querido Gato.
    Pillín, besitos

    ResponderEliminar
  12. Me gustó mucho tu poema. Incluso me arrancó una sonrisa al develar tu mirada. Pero las fotografías me impactaron. Especialmente la de la col. Te felicito y te doy las gracias

    Un beso

    ResponderEliminar