viernes, 5 de septiembre de 2014

Cementerio de Père-Lachaise






Me estoy muriendo.
Cada día que pasa
se posa a mis pies
y su peso me atrae
hacia la tierra.

Te estás muriendo.
Otoño tras otoño
se desnuda de horas
el árbol cansado de tu vida
hasta que no haya primavera.

Nos estamos muriendo.
El tiempo que nos vio
olvidará  nuestro paso
y nos ignoraremos
toda la corta eternidad.









Música:

20 comentarios:

  1. Si lo sé, no te leo antes de acostarme. Precisamente has tenido que hablar de...
    ¡Lagarto, lagarto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin miedo... es como dormir, pero más largo :))

      Bss

      Eliminar
  2. Me encanta ese cementerio con tanto huésped legendario...
    Salud

    ResponderEliminar
  3. Toda la corta eternidad, cognitiva. Es el precio que debemos pagar por haber elegido la conciencia. Por lo demás, continuaremos viajando.

    Bello poema, muy bello en verdad.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Normalmente huyo de los cementerios pero el que nos traes hoy por aquí atrapó mis pasos omo si fuera una red. Parecía el boulevar de los sueños rotos. Besos regordos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa belleza decadente y romántica atrapa ojos y alma, cierto.

      Bss

      Eliminar
  5. Todo tiene un principio y un final, así vivimos, así se completa el ciclo. Belleza absoluta, como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pero y tú yo danzaremos por las aguas del Sena toda la eternidad...

    Besos de firmamento.

    ResponderEliminar
  7. Ya somos muertos potenciales. La única posesión segura es una porción de tierra después de morir... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O el aire para navegarlo con nuestras cenizas :)


      Abzo

      Eliminar
  8. Precioso y evocador. Conozco ese célebre cementerio: un jardín donde a uno no le importaría estar muerto y que le llovieran hojas secas en otoño.
    Oye, además de buen poeta, eres excelente fotógrafo. Enhorabuena por ambas cosas.
    El árbol de la vida pierde sus hojas y tiemblan las ramas, pero siempre esperamos la primavera. Nos vamos acostumbrando a morir poco a poco, recogiendo cada noche los pétalos caídos de nuestra vida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Impresionante! Las fotografías y los versos.

    Bello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Maravillosos cementerios los de París. Precisamente éste, lo recorrimos hace años en medio del frío de diciembre.
    Besos besos

    ResponderEliminar
  11. Versos,poesía, pintura, estètica, amor, emociones, canciones...sobre el dolor del morir que se nos hace más liviano con todo lo que nos describes y nos cuentas... a pesar que ya sabemos que para los muertos no existe... un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Increíble entrada, muy intensa con preciosas imágenes, un gran texto y música incluida.
    ¿Qué más se puede pedir?
    Te sigo.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar