lunes, 4 de agosto de 2014

Notre-Dame







Las ciegas quimeras
de fieras fauces,
impunes al tiempo,
exhalan aliento de fuego
por nuestras almas
y siembran el cielo
de esqueletos de sueños.





Música:

20 comentarios:

  1. Me gusta mucho esta entrada, me resulta que tiene magia, enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gárgolas y las Quimeras de Notre-Dame son pura magia.
      Gracias.

      Bss

      Eliminar
  2. Notre-Dame Pasé corriendo por sus calles no las palpé en la forma tuya, no penetré en su mundo sino simplemente pasé corriendo como una mariposa.

    Lo vi de forma distinta.

    Saludos Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bella forma de pasar aunque sea tenue... como una mariposa.

      Bss

      Eliminar
  3. Que pinta mas joputa tienen esas gárgolas, sin embargo son bellísimas...
    Salud

    ResponderEliminar
  4. Hacía días que no me pasaba por tu blog creo que porque no has actualizado ¿hasta hoy? no sé voy a darme una vuelta a ver si se me ha pasado alguna entrada.

    Aliento de fuego derramado en la blancura de su mirada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Fascinante...hipnotiza y bueno me parecen bellísimas

    Tu poesía es estremecedora.


    Besos muchos

    tRamos

    ResponderEliminar
  6. Creo que consigues despertar ese misterio , esa mística mágica que las gárgolas y quimeras utilizando la fotografia , realmente de una belleza considerable...y las palabras acompañan ese juego entre luz y sombra de un VIctor Hugo que nos observa en nuestra señora de Paris ....

    ResponderEliminar
  7. se ha perdido mi mensaje , snif snif, o te has puesto el moderador

    bss

    ResponderEliminar
  8. decía que a veces se pueden recoperar los sueños y desandar los escalones para encontrar de nuevo la luz.

    bss

    ResponderEliminar
  9. Nos miran, imperturbables... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Las gárgolas de Notre Dame!! ... las fieles compañeras del jorobado... Ay! si supieran lo cerca del cielo que las has colocado aquí.. no sé si Frolo podría soportarlo ;) .. sigues siendo un artista Luis... da igual si es verano, otoño o primavera.

    Muchos besos y hasta la vuelta.. cuando volvamos los que nunca nos hemos ido:-)

    ResponderEliminar
  11. por cierto encontré que las mensulas también como las gárgolas han jugado su papel en la arquitectura iconogràfica.

    ResponderEliminar
  12. Sigo tus pasos con pasión. Las para mí, las míticas gárgolas de Notre Dame adornadas con el confutatis maleditis que me provoca más que ninguna otra pieza.... fantástica armonía de bellezas aunque unas fueran creadas para ahuyentar y la otra como acompañamiento de la muerte. Existe en esta entrada un arte sublime. Genial Luis!!

    Ana

    ResponderEliminar
  13. Es lamentable que mueran sueños sin apenas despertar. Un besito :)

    ResponderEliminar
  14. Nunca la fealdad ha sido tan bien retratada.

    ResponderEliminar
  15. Qué buenas las fotografías, permiten sentir la textura de la piedra. Eso si no fuera porque me da un poco de yuyu tocar las gárgolas. A pesar de los años no consigo que dejen de impresionarme.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Ya no paso más por allí...
    ;-)

    Bss, Gatito lindo.

    ResponderEliminar