viernes, 8 de agosto de 2014

Cementerio de Montparnasse I











Se dejaron los dientes
mordiendo el dolor
y la triste nobleza
que les permitieron.
Se secaron sus pupilas 
mirando a la eternidad 
cara a cara, día a día, 
defendiendo la memoria 
de los que descansan 
en el sólido silencio 
del cementerio.











Música:




14 comentarios:

  1. Se parecen un huevo a mi cuando era joven... :)
    Me ha encantado el poema.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lo dices por la melena? :))))

      Gracias.

      abrzo

      Eliminar
  2. He encontrado tanta profundidad en este poema que lo percibo como una gota de paz.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Mordiendo la eternidad
    con sus dientes de piedra.

    Muy bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Qué gran belleza , besos.
    Que disfrutes de todo lo que ves y te siga inspirando tan bellas letras. Un abrazo¡

    ResponderEliminar
  5. Permanecen inmutables... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. curiosa defensa para quién ya no tiene necesidad de defenserse... muy bonitos los versos... besos

    ResponderEliminar
  7. En el sólido silencio del sepulcro. Creo que es el único lugar en dónde existe el sólido silencio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Qué bonito... "se secaron sus pupilas mirando la eternidad, cara a cara..." me quedaste muda, tienes unas expresiones espectaculares, tanto como las imágenes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Soldados de una guerra injusta, aún peor de una lucha que no era la suya....
    precioso poema Luis.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Triste misión para su bravura (aunque mejor en el cementerio que protegiendo a los diputados)
    Muy bello y profundo el poema

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Ardua lucha librada entre las fauces del eterno silencio...
    Un beso vivo!!!

    ResponderEliminar