domingo, 6 de julio de 2014

Svokdos CXXIII






La piel
de la flor de cera
es como tus senos
desnudos y perfumados,
que cuando mi aliento los corona
se estremecen pudorosos de albura plenos.




Música:









19 comentarios:

  1. Este ha sido uno de tus textos que más me han gustado. Elegantemente sensual.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sensualidad y la elegancia no son antagónicas . Gracias

      Eliminar
  2. No te creas que me gusta mucho esa textura de estas flores y como tus fotos son tan reales.... me dan repelús.

    ResponderEliminar
  3. Que delicadeza de pétalos, pero los sépalos parecen artificiales, como algunos senos :)
    Salud

    ResponderEliminar
  4. Cuando el aliento corona los senos ummmmm la sensación supera cuantas imágenes bellas puedas encontrar.
    Indudablemente me atrapó la poesía¡¡¡

    Besos muchoss y cariñosos ♥

    tRamos

    ResponderEliminar
  5. De la flores a la flor. Del aliento al deseo...

    Maravilloso

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Terciopelo son sus pétalos que acarician la mirada.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Si hay un museo de cera, deberia existir un museo de senos. Quizás, el primer salto que dió la vida...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Madre mía pero qué belleza lo que has escrito son versos aterciopelados, perfumados y embriagadores, y las imágenes igual.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Qué poder tiene el lenguaje, qué poder el poema que me compenetré con esos senos, perdóneme, no se debe desear la musa del prójimo... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Una extremada sensibilidad tienen esas manos que han creado esa sensual metáfora.
    Ufff !!! un abanico, por favor.

    Besos Calados.

    ResponderEliminar
  11. Vuelcas tu aliento sobre el cáliz y la flor se abre solo para enredarte entre sus perfumados pétalos.
    ¡Estás perdido!

    ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Nácar de flor, nácar de piel.

    ResponderEliminar
  13. Ese aliento sería capaz de despertar hasta el alma muerta... y de ella alborozada, hacer renacer en el pecho, el albor.

    Una perlita tuya.

    Besos, Cyrano.

    ResponderEliminar