lunes, 27 de enero de 2014

Sinpuntosnicomas XI














Saltar de las ruinas  orgánicas de un pasado que fosilizó los recuerdos de un  latido litocárdico  hacia el abrazo de la tormenta que se cierne sobre las saetas y los rayos que carbonizaron el tiempo en un reloj  de nubes batidas por alientos mortecinos que un día fueron cuna y paisaje de besos sonoros y ecos de campanas de las que no queda ni  la sombra en el recuerdo de las piedras milenarias  que esperan la caricia suave de la lluvia  o  el golpe definitivo de la negra  maza. Amén.











Música:









26 comentarios:

  1. Si puntos ni comas para expresar con preciosas metáforas la nostalgia que deja un pasado que se lleva lo hermoso del corazón. Las imágenes son preciosas.
    Es un placer conocerte, con tu permiso me quedo, para seguir deleitándome con tus letras.
    Cariños…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío. Gracias. La nostalgia es una manera de conservar los bellos recuerdos.

      Bss

      Eliminar
  2. He acabado sin aliento
    entre tus versos.

    :) Besos

    ResponderEliminar
  3. Las piedras tienen más suerte que nosotros porque nuestras ruinas fosilizadas nadie las acariciará

    ResponderEliminar
  4. En ocasiones, la lluvia sobre los recuerdos tiene cierto poder reparador en otras, golpea ferozmente para quitar la porquería o la inmundicia que se conserva sin ninguna razón...

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lluvia es caprichosa... pero necesaria, aunque solo sea para limpiar.


      Bss

      Eliminar
  5. Impresionante la primera imagen, me he quedado alucinada, es precioooosa, siempre es un placer venir a tu rincón, a veces me quedo con la boca abierta, de verdad, mirando y no sé ni qué decir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Igual sí que quedan los besos De Barro nos los hemos ido trayendo nosotros a través de las generaciones. O sea que de aquellos besos nosotros estamos aquí hoy. Cuantos besos se habrán producido para que cada uno de nosotros estemos en el mundo.
    Me has recordado el libro de García Marquez, me parece que era El General en su laberinto. No tenía más punto que el punto final. Como no había comas, no podías parar de leer. Impresionante.
    Qué decir de las fotos.

    ResponderEliminar
  7. Amén amigo.

    Que más puedo decir que no haya dicho varias veces.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Amén.
    Me encantan las ruinas viejas, debe de ser por eso que me quiero tanto :)
    Salud

    ResponderEliminar
  9. En ti, no hay ruinas, hay vida que vibra entre cada roca, a cada palabra, que yo disfruto, veo, siento en cada momento que vuelvo. Una delicia siempre.

    Un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
  10. Parece que en tus letras conversaran piedra y nube.
    Han tenido siglos para conversar y los que les restan.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Que hermosura de imágenes...bellísimas, la primera es espectacular como tus palabras....
    Bon dilluns.

    ResponderEliminar
  12. Imagen, letras y música en perfecta conjunción. Precioso el cielo plomizo acompañando a las ruinas.

    Bss.

    ResponderEliminar
  13. Sección estratigráfica celestial, donde a cada tramo le corresponde un nubarrón inclemente… el poso de toda su furia.

    ResponderEliminar
  14. Se precipitan las nubes en el violín de Mae.
    Y las piedras que esperen... porque tu corazón aún sabe de latidos...
    Y el mazo te lo voy a dar yo a ti pero en la cabeza,
    :P
    Je, je.

    Besos, mi dulce poeta.

    ResponderEliminar
  15. Vivaldi me gusta siempre.
    No me extraña que hayas puesto a la Mae a acompasar
    el latido telúrico, si es pura explosión jejejejeje
    roqueraviolinera.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Ensamblaje magnífico de palabra e imagen,
    preciosa prosa sin intermedios.

    ResponderEliminar
  17. Un experimento poético que deja sin respiración.
    Bellas metáforas e imágenes.

    ResponderEliminar
  18. Las ruinas me pueden. Pero si son de amores lejanos ni las miro.
    Y tus textos impuntuados me asombran.
    Total, Gato, que sigo aplaudiéndote una y otra vez.

    ResponderEliminar
  19. Hay ruinas milenarias que ninguna tormenta, rayo o centella cósmica destruirá mi querido gatito. A las piedras no las puede matar nadie por nunca estuvieron vivas...a lo mejor hay que aprender a invernar como los osos bajar el termostato a cero y esperar... con la serenidad y tranquilidad de las piedras.

    Mira que escribes y dibujas bonito tú:))


    Un beso enoorme de medio punto y otro... de punto y medio:))

    ResponderEliminar
  20. Impresionan, tanto la tormenta que amenaza como todos los recuerdos tatuados en esas piedras.
    Impresionan ambas fotografías, como la historia que cuentan.

    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Te superas día a día..

    Me he quedado impresionada con la primera fotografía.
    Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  22. No faltó ni un punto ni una coma. Qué descripción tan detallada, tan poética.
    Cuánta historía!!

    Besos

    ResponderEliminar