viernes, 14 de junio de 2013

Svokdos LXXXIX (La mujer de Lot)













Hoy me río de mis lágrimas de barro
viéndote volver el rostro de sal
hacia Sodoma en tu huida.









música:







19 comentarios:

  1. A mí me impresiona mucho la imagen de abajo, no puedo evitar el sentir en mi interior ese dolor tan profundo que siente ese rostro, es que al mirarlo... me duele.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que además está resquebrajado... realmente duele :)

      Bss

      Eliminar
  2. Este poema no es para comentarse es para saborearlo y sorprenderse.

    Muy bello.

    Besos Luis.

    ResponderEliminar
  3. Todo es preciso, precioso, y delicado hoy.

    Nunca deberíamos dar vuelta a atrás...

    Besitos, mi Cyrano.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta.

    Mirar atrás sí que es una huida...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Acción reacción...un simple instante puede cambiar nuestras vidas, como el aleteo de una sola mariposa*

    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay veces que se le podría pegar un cañonazo a alguna mariposa...


      Bss

      Eliminar
  6. mirar hacia atras no es malo, a veces dejamos cosas que con gusto ahora volteariamos la cabeza para recordarlas, aunque nos quedasemos de piedra (o doliera), pues fueron bellas.

    bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto así... igual esa es la causa de las tortícolis que padezco últimamente :)


      Bss

      Eliminar
  7. Sal, barro, agua, aire, luz...
    Mezcla de vida que nos contorna y nos forma.
    Besos, gato, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falta el soplo divino que le de sentido a todo...


      Bss

      Eliminar
  8. esa imagen...esa imagen. Parece levitar para salir huyendo.
    Riete, es la mejor de las medicinas

    besos

    ResponderEliminar
  9. Me mata esa canción.. bestialmente bonita

    ResponderEliminar
  10. Si es una huída,
    mejor no mirar atrás.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. El dolor peor no es el reflejado en el rostro, sino en el alma.
    Huir, muchas veces lo hacemos inconscientemente de nosotros mismos.

    Besote sin que quede en los labios sabor a sal.

    ResponderEliminar