lunes, 8 de abril de 2013

Svokdos icáricos













Ícaros del amor 
las alas perdieron
desafiando al destino, 
y por su hybris , en castigo, 
por las llamas abatidos fueron.







Ángeles abatidos,
¡Cuánta pluma
en cenizas
vuelta!




Música:

23 comentarios:

  1. Tienes el poder de estremecerme!
    Nada ha cambiado,me digo entonces....

    Abrazo y beso a tus versos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que cambian y otras siguen imperturbables... como los versos y el don de sentirlos.

      Gracias.

      Bss

      Eliminar
  2. Como el Pavo Real que al ver sus pies muere consciente de su fealdad y pierde su orgullo de aquel plumaje tan bello.

    Hermosos ambos poemas.

    Las fotografías como siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decía mi madre: "El pavo real, cuando presume y despliega su cola, enseña lo más feo que tiene, el culo" :)

      Gracias.

      Bss

      Eliminar
  3. Alas que alzan sus vuelos, ascienden pero también van descendiendo hasta llegar al suelo ¿qué sentirán las aves cuando estén en tierra?

    Bellísimas las imágenes.

    Un beso.

    P.D.- ¿Cómo se encuentra Eva? es que me acuerdo de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las aves en tierra... como nosotros en el agua :)
      Gracias.

      Bss
      P.D.- De Eva sé que la operación fue bien y que pronto empezara la recuperación.

      Eliminar
  4. Adoro la mitología...y en tus versos más.

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) Es realmente interesante ver una interpretación del mundo alejada de la ciencia y la tecnología... pura poesía.

      Bss

      Eliminar
  5. Hermoso, lleno de misterio y profundidad. Duele ver a los dioses así tan alicaídos.
    Igual es cosa de también de la crisis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La peor crisis es la de valores, que afecta a economistas, políticos, monarquía...y ciudadanos!!!

      Bss

      Eliminar
  6. Lo bonito es llegar a crear nuestro propio cielo...
    uno cielo en el que sea posible volar entre rayos de sol y espuma de mar, sin alas, sin plumas...solo con los bracillos del corazón... y así... TOCARLO*

    Beso Gato!

    ResponderEliminar
  7. Y luego dicen de las palabras que generan interpretaciones, interrogantes y perplejidad. Para mi son fundamentales porque describen nuestra "marca" humana, el sello de los dioses.
    Y así, la poesía camina por la periferia de la razón (y menos mal), oxigenando el alma. Antídoto de esa esclerosis que se produce cuando el mundo se rinde al tedio de la ciencia como patrón del "sentido".

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Es que el orgullo cuando se habla de amor suele traer esas. O sea, que las cenizas se apoderen de dos corazones.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. (Ya, un diez por este 'Lacrimosa')
    Otro, por la libre como presunción de inocencia a que me avengo, apenas (enversada) vuelta cenizas pluma abatida.
    Mal arreglo, malo, que los dioses caigan.
    Ya no aprenderán a levantarse.

    Excelente

    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Una maravilla. Ïcaros con alas de cera. Muchos se están viendo de narices en el suelo.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. vengo aqui y siempre una gran belleza! mas como lo haces??? para maravillarme asi!!!)
    dime una cosa vi en el Varal de Eduardo muchos posts tuyos, son de ahora o mas viejos?
    enorme abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Tú siempre tan generosa.
      No conozco a ningún Eduardo ¿Posts míos en su varal? No entiendo.

      Bsss!

      Eliminar
  12. En las alas del amor
    a los ícaros no les importa
    ser quemados por el fuego.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Volaron tan alto,
    que el sol los quemó.

    un beso

    ResponderEliminar
  14. ¡Ay, estos griegos, tan sabios, tan cultos!

    Y ahora, en el pozo sin fin de la Merkel y sus secuaces.

    ResponderEliminar
  15. En fin, es lo que se me ocurrió.
    Besos, don Gato

    ResponderEliminar
  16. También llevo un rato dando vueltas al tema y se me ocurre que el orgullo hace que no atendamos las recomendaciones que nos brindan los que saben como Ícaro desoyó y desatendió a los consejos que su padre le dió antes de salir del laberinto en el que estaban encerrados... así tenemos nuestras meteduras de pata jaja

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  17. De los dos, me gustó más el segundo poema, por su fuerza.
    Y cuánto lacrimoso abatimiento en esos cuerpos.... jejeje
    pobre el que está abajo de todo :-)

    Besos

    ResponderEliminar