viernes, 14 de julio de 2006

Violetas.




Violentas las saetas
marcaron las horas lentas
que de violeta tiñeron
pupila, piel y saliva
en mi alma y mi boca.
En tu ternura vegetal
Belisa se recrea
y Nemoroso muere
en el olvido
Violeta.